¿CÓMO RECONOCER UN DOLOR DE CABEZA MORTAL?

EL DOLOR DE CABEZA DE OLINDA

Hoy en el servicio de emergencia vi a Olinda de 46 años, 3 días antes de su llegada, inicia su enfermedad con dolor de cabeza (cefalea) brusco, que rápidamente alcanza gran intensidad acompañada de nausea, vómitos, hipersensibilidad a la luz, dolor en el cuello, lentitud para hablar y visión doble por parálisis del sexto nervio craneal.

Ella pensó que era un ataque más de su sempiterna migraña, aquella que padecía desde la adolescencia. No refirió padecer otras enfermedades personales ni hábitos tóxicos. Esta cefalea ocasionalmente la asaltaba, sobre todo, cuando estaba abrumada con el trabajo de la oficina o el cuidado de los niños en el hogar. Entonces, como de costumbre, recurrió al paracetamol, a la ergotamina. 

Tuvo suerte porque su aneurisma no volvió a sangrar, a pesar de la demora de su decisión de acudir al servicio de emergencia. “La muerte es dulce,pero su antesala, cruel”. Después de ser vista por nosotros en la guardia y plantear la sospecha diagnóstica, fue sometida a una tomografía craneal; esta reveló un sangrado intracraneal conocido en la jerga médica como hemorragia subaracnoidea. Si Olinda se hubiera demorado más tiempo o el aneurisma hubiera resangrado esta historia no hubiera tenido un final feliz (…)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *